Una mañana alguien me habló por primera vez de unas “empanadas rellenas de optimismo” , y durante un buen rato no podía parar de pensar en creatividad , en innovación y bueno, en una buena empanada. Ese día cuando llegué a casa me fuí hacia la estantería a buscar un libro que leí hace unos años. Quería revisitar las ideas de incertidumbre y cambio de Jorge Wagensberg que me habían recordado aquellas empanadas, su relleno optimista y sobre todo, el entorno económico en el que aparecian.

Wagensberg en su libro “La rebelión de las formas”  hablaba de una identidad, a la que llama “Ley general del cambio”, para explicar el proceso de la selección natural cuando un ser vivo esta sometido a la incertidumbre que pone en riesgo su supervivencia. La identidad es la siguiente:

“La complejidad de un individuo más su capacidad de anticipación respecto del entorno es igual a la incertidumbre del entorno más la capacidad del individuo para cambiar el (o de) entorno” (Wagensberg, 2004)

Es decir, la naturaleza pone a veces en aprietos a los seres vivos, y cuando esto ocurre, “cuando la incertidumbre aprieta” esta identidad abre tres posibles alternativas para sobrevivir:

  1. La anticipación. Detectar muy pronto la amenaza y reaccionar rápidamente compensándola. Esto implicaría saber vigilar, saber interpretar lo que ocurre a veces con información muy escasa y sobre todo tener una idea cuando haga falta.
  2. Cambiar de entorno. Puede que ya sea demasiado tarde para reaccionar, la alternativa a enfrentarse con la amenaza puede ser, simplemente huir buscando un entorno mejor.
  3. Usar sus habilidades (la tecnología) para hacer del entorno que era hostil un lugar todavía habitable donde seguir sobreviviendo

Se trata, como él explica en el mismo libro, de formas de aumentar la independencia del entorno de aquel que esta sometido a esa incertidumbre.

Con el  contexto económico y social en España, me parecía muy tentador aplicar esa “ley general del cambio” a la actividad laboral, económica y emprendedora en lo Wagensberg llamaría la “selección cultural” (el proceso que favorece la idea de seguir conociendo).  Sin datos (aún , aunque he empezado a compilarlos) no me aventuraría a decir en que proporciones se toman en estos días cada una de las tres opciones: Anticiparse, cambiar el entorno hostil para hacerlo habitable con la tecnología, o simplemente cambiar de entorno , pero estoy sorprendido de cuantas start-ups , de cuanta actividad innovadora, y en general de cuanto cuajo y cuanta creatividad estoy viendo desde hace unos meses por aquí.

Os dejo con el manifiesto de la empanada de la que hablaba al principio, es “The empanada manifesto”.

Grageas dopantes:

Wagensberg, Jorge (2000). Complexity versus uncertainty: The question of staying alive. Biology and Philosophy 15 (4).
Wagensberg, Jorge (2004). La rebelión de las formas: o cómo perseverar cuando la incertidumbre aprieta, Tusquets Editores.

 

La fotografia “The icy face of a member of the Australasian Antarctic Expedition team, 1911-1914 ” a través de la National Library of Australia Commons en Flickr.